Empieza por una novela

1

Pues claro que sí, una novela, de trescientas páginas por favor. Es más, ponme dos, para llevar. Dos novelas a la vez, venga que tú puedes. Y cuanto más largas, épicas, enredadas, con millones de personajes saliendo únicamente para saludar y generar el caos, mejor.

¿Tienes poca experiencia como escritor/a y has decidido comenzar por una novela? Te está costando un poco, ¿verdad? Pero deseas expresar todo tu rico y profundo mundo interior y has decidido que, indudablemente, solo una novela puede adaptarse a tu ego, digo, a tu talento.

Ni se te ocurra empezar a practicar con relatos breves, historias, cuentos y pequeñas criaturas narrativas, no vaya a ser que aprendas poco a poco y de manera sensata y práctica. Comienza una estructura narrativa que te desbordará y te hará pensar que no sirves para escribir. Trata de escalar el Everest sin haber ido un solo día al monte de tu pueblo, aprende a restaurar cuadros con uno del medievo, comienza un doctorado sin haber acabado tus estudios de pregrado en la Universidad, aprende a cocinar tratando de preparar unos caracoles a la vizcaína, y sin la receta. Por supuesto, deseas ser un gran chef, por lo que no deberías comenzar tu gran obra preparando una sencilla tortilla francesa para el desayuno.

Está bien, ¿ya has captado el punto? Lo más probable es que si empiezas a escribir aventurándote con algo tan salvaje como una novela pierdas la confianza en ti, innecesariamente. Y sí, hay personas con talento innato para algo, pero son las menos, la mayoría de los mortales necesitamos ir poco a poco y concediéndonos pequeños premios por nuestro esfuerzo para no perder la ilusión.

Bukowski diría eso de “encuentra tu pasión y deja que ésta te mate”, o algo similar. Nosotros somos bastante más prácticos. Encuentra tu pasión y permite que ésta te haga sentir bien. Porque, total, para sentirte mal siempre vas a tener medios, solo necesitas poner las noticias, salir con alguien detestable, sacar mala nota en un examen, dejar que se te venza el carné de conducir, mirar los comentarios de la gente en los contenidos de algún influencer que te caiga bien, … La lista puede ser interminable.

En fin, esperamos que la pifies a lo grande, y que, además, nos lo cuentes. ¡Un saludo!

 

Deja un comentario