Un viejo que leía novelas de las Kardashian

7

Tomás era un joven universitario de veinte años, apuesto y con ganas de agarrar la vida por los cuernos, quería conocer el mundo y disfrutar de aventuras que llenasen de experiencias su currículo vital.

  • Padre, madre, he de tomar una difícil decisión – dijo Tomás
  • Tomás, cariño, ¿qué es lo que sucede? – preguntó su madre.
  • No madre, no deseo que mi decisión sea la causa de su desazón. He encontrado la noble misión que me acompañará en los años venideros. Me encuentro en la plenitud de mi vida y estoy dispuesto a aprovecharla.
  • Vale tronco, pero ahora vas y se lo cuentas a tu abuelo, que si se infarta es tu movida. ¿Me entiendes? – dijo, de pronto, su padre.

Por supuesto, deseamos que la pifies con tus personajes. Y, para lograrlo, nada mejor que utilizar el viejo truco de crear a un personaje anciano que hable como un quinceañero, o bien a un joven que hable con un nivel de corrección atípico para la gente de su edad. De todas formas, si no la has pifiado en este aspecto, siempre tienes la oportunidad de hacerlo a la hora de escribir los pensamientos de los personajes. Recuerda, es muy importante que cortes toda posible coherencia entre lo que el personaje dice y piensa. Para ello, te recomendamos utilizar palabras muy diferentes, registros, tonos y aderezar todo eso con alguna que otra expresión que subraye dicha contradicción.

En fin, esperamos que la pifies a lo grande, y que, además, nos lo cuentes.

Antes de marcharte, lector/a, ¿has escuchado ya sobre nuestro concurso de relatos? Tenemos un premio de 100 euros y vamos a publicar una antología (formato papel y e-book) con los relatos finalistas. ¿A qué esperas? La pifies o no, queremos recibir tus textos. Revisa las bases del concurso en https://sinergiaseditorial.com/concursos/ y envíanos tus relatos a sinergias@sinergiaseditorial.com. ¡Mucha suerte!

¡Un saludo!

 

 

Deja un comentario