El cielo es azul, y yo follé ayer

11

Pedro permanecía en actitud contemplativa, observando el paisaje a través de la ventana de su habitación, los pájaros le arrullaban con su melodioso canto, lleno de armonía. No pudo si no soltar un leve suspiro, al ver cómo, las ramas de un olivo eran mecidas, en la lejanía, por la brisa de la mañana. Aún vestía su pijama de algodón, algo roído por los años de uso, de un azul grisáceo, desteñido por obra del tiempo. En su mano, una taza de los Looney Tunes permanecía aún templada, por efecto del café que se acababa de tomar. Entonces, Pedro se levantó del taburete de estructura metálica, coronada por una pieza de madera y dijo: “bueno, voy a salir a dar una vuelta”. Algo que nos dejó a todos con la certeza de que, sin duda, aquella descripción había sido totalmente innecesaria.

A casi todos nos sucede que al escuchar una historia no necesitamos todos los detalles, cada descripción, cada escena en la vida del protagonista. Esto resultaría muy pesado y ocuparía demasiado espacio durante el desarrollo de la trama. Algunas descripciones son necesarias por alguna razón, otras, aportan un toque de color en la narrativa, pero no hay que confundir el elaborar una narración bella y llena de matices con reparar en cada detallito y exponerlo como si fuese la gran cosa. Todos hemos visto flores, árboles y el cielo azul, lo que tal vez no hemos visto es la casa del protagonista, o el aspecto de un maravilloso atardecer en la playa donde se encuentra con su amada. O esa cripta, donde el héroe se esconde de sus perseguidores y, por casualidad, accede a una cavidad secreta donde le aguarda algún misterio por resolver.

Escoger qué describimos y qué no tiene mucho que ver con nuestro instinto y sentido común. Si necesitas trabajarlo, porque aún no lo tienes desarrollado, no te preocupes, nos sucede a todos, y se quita con trabajo. Ya sabes, leer más, escribir más, estudiar, y acudir a más cursos de escritura. Lo importante, a menos que quieras pifiarla, es no hacer como Ross y fingir que crees que resulta interesante algo que sabes que no funciona para ti y, por lo tanto, mucho menos, para tu lector.

En fin, esperamos que la pifies a lo grande, y que, además, nos lo cuentes. ¡Un saludo!

2 thoughts

Deja un comentario