Ese profundo y molesto mundo interior

20

Que sí, que los escritores tenemos un profundo y amplio mundo interior. Normalmente, somos personas muy sensibles, hemos leído a los grandes depresivos de los últimos siglos. Cómo nos gusta mirar por la ventana del autobús y ensimismarnos con una farola, una acción contemplativa que abre un sinfín de posibilidades de creación romántica. Oh farola, un universo hallo en tu luz, me abruma la desgarradora historia del pasado obrero, de sangre y metal, que fenece en tu presencia férrea, recubrimiento inerte para una luz que alumbra los espacios urbanos finitos, gestados desde el infinito poder creador humano. Caminante no hay camino sino piedras que alumbrar…

 

Por supuesto, lo más lógico sería trasladar todo este rico mundo interior al protagonista de la obra. Pues bien, como todo el mundo sabe, la profundidad de un personaje se dictamina por el número de páginas en las que se dedica a hablar de sí mismo o a reflexionar sobre la vida de manera contemplativa. ¿No? Esa es la razón por la cual tantos escritores nóveles caen en el error de hacer que el personaje principal hable de sí mismo demasiado o nos sorprenda con reflexiones profundas. <<Que bien traído ese comentario sobre Kafka, John Smith, ahora que estamos a punto de descubrir al asesino es vital y totalmente coherente que decida detener la acción para expresar su rico mundo interior a través de citas fascinantes y reflexiones dignas de un filósofo>>.

 

Los personajes misteriosos y profundos suelen ser los que menos hablan de sí mismos y/o piensan durante la narración. Son personajes de los cuales el lector intuye que solo está viendo la punta del iceberg. Para esto, hay que pensar los elementos del iceberg, puedes escribirlos a parte, o dibujarlos, en una pizarra, para luego ofrecer matices y gestos, miradas, leves pinceladas de lo que se esconde, de lo que no estás contando. Es lo mismo que sucede con las personas que conocemos que nos parecen profundas y misteriosas, en la vida real. Es poco habitual que éstas se abran de una manera transparente y, cuando lo hacen, normalmente, cambia nuestra perspectiva y dejamos de verlas tan misteriosas. Es algo de sentido común, para que haya misterio debe haber información oculta.

 

En fin, esperamos que la pifies a lo grande, y que, además, nos lo cuentes. ¡Un saludo!

 

 

Deja un comentario