Psycho killer qu’est-ce que c’est

jaz-king-221365-unsplash

Pon un psicópata en tu vida. Pero si lo haces, hazlo bien…

«Jon despertó, de pronto, en el interior de una habitación que no había visto nunca. Paredes descascarilladas cubiertas por fotografías de él y de su madre. Había una mesa también, al otro lado de la habitación, con multitud de papeles encima, en un desorden absoluto. Encima de lo que se intuía eran unos periódicos amarillentos había un juego de cuchillos, oxidados, algunos, con una masa rojiza adherida al metal. Unos pasos le alertaron de que alguien se acercaba a la estancia. Jon trataba inútilmente de zafarse de sus ataduras, logrando, únicamente, malherir sus muñecas.

– Hola, Jon. No pareces muy contento de verme.

– ¿Tú? No me puedo creer que seas tú. Todo este tiempo… Yo confiaba en ti. Supongo que fuiste tú el que envenenó a Jessica en aquella fiesta y el que nos envió aquellas cartas amenazantes.

– Lo sé, supongo que soy un hombre cruel – contesta, acompañando sus palabras de una risa grotesca.

– Pero, ¿por qué? Por qué has hecho todo esto.

– Está bien, Jon. Ahí va, soy un psicópata. Me gusta hacer sufrir a la gente.

Y, sin más, Jon supo que aquella explicación decepcionaría a todos los lectores y que, sin duda, la mayoría cerrarían en aquel momento el ejemplar que tuviesen entre sus manos para nunca más volver a abrirlo de nuevo

He creado una novela negra llena de misterio, ¿quién atemoriza y asesina a mis personajes? Fácil, no lo voy a pensar demasiado… Un psicópata. Y, ¿por qué lo hace? Pues por eso mismo, porque es un psicópata y esa gente es 100% maldad, son seres incomprensibles. Es como sucede en los casos que vemos en las noticias, un hombre mata a su mujer y a sus hijos y después se suicida. Está claro, está loco. No hay más.

Bueno, toda persona que comete un acto despreciable suele tener todo un trasfondo que afecta a esta consecuencia fatal. Además, como ya hemos comentado en alguna ocasión, la realidad supera la ficción. Puede que existan personas a las que un día se les va la cabeza y matan o castigan a personas sin motivo ni explicación plausible alguna. Sin embargo, en una novela todo debe tener pies y cabeza. Si alguien está castigando a tus protagonistas éstos deben de haber hecho algo para “merecer” (según la mente perversa de tu personaje maligno) dichos castigos.

Es importante que le tengas cierto cariño a los malos que creas, ellos son personajes importantes, suelen tener una mayor profundidad que los personajes sencillos y comunes, ellos están llenos de matices, así que disfruta del proceso de construirlos. Normalmente, un personaje malo tiene una manera muy propia de ver y entender el mundo, las reglas y la moral. Los malos, normalmente, no son conscientes de su maldad, creen que están haciendo las cosas de la manera correcta. Hay personajes literarios que se vuelven malos de lo egoístas que son, por haber sido muy privilegiados, ellos tienen la convicción de que sus necesidades son prioritarias. Otros se vuelven malos porque les han hecho sufrir desde pequeños y portan ese resentimiento, algo que el propio lector puede entrever a través de algunas frases y detalles. Algunos desarrollaron un problema mental por algo muy traumático que les sucedió, y se les suele ver a la legua (no hay nadie al volante).

En definitiva, no encajar en las reglas sociales no es algo gratuito, y en la novela debes explorar los motivos que llevan a tu antagonista a ser tan malvado y cruel, o estúpido y sádico. Si no lo haces corres el peligro de hacer creer al lector que te sacaste un as de la manga, la respuesta facilista de que el malo está loco y ya está.

En fin, esperamos que la pifies a lo grande, y que, además, nos lo cuentes. ¡Un saludo!

Deja un comentario