El omnisciente saltarín

christopher-burns-471173-unsplash

Cuando Javi llegó a la reunión todo el mundo estaba en un silencio pétreo. Se sentó de forma apresurada, le hubiese gustado quitarse la chaqueta, pero sentía la camisa empapada en sudor. Cuando ya hubo abierto la carpeta con los archivos miró en derredor; ahí estaba Antonio, mirándole con una sonrisa de superioridad que a Javi le ponía de los nervios.

Antonio se deleitaba con la escena, su eterno rival en la empresa había llegado tarde a la reunión más importante del año. Sin duda, el próximo ascenso previsto iba a ser para él. Javi no tenía nada que hacer…

 

Hoy vamos a hablar sobre las voces narrativas y el uso de los puntos de vista.

Una de las pifias más habituales en escritores nóveles es escoger una especie de narrador omnisciente saltarín. Esto quiere decir que saltamos de un personaje a otro con la excusa de que se ha escogido una tercera persona y varios puntos de vista.

Este es un error grave. Si se utiliza un narrador omnisciente que ve todo lo que sucede a cada personaje en cada momento se trata de una cámara tan alejada que no podemos situarnos correctamente en el punto de vista concreto de ninguno de los personajes. Normalmente, la trama se desarrolla a través de la visión de uno o varios de los personajes principales.

En la pequeña escena que he escrito arriba nos hemos colocado encima de Javi, ya no es un omnisciente total y absoluto que puede saltar de personaje en personaje. Ya estás siguiendo a uno de ellos. Por lo tanto, no puedes, de repente y sin razón aparente, saltar a Antonio. Toda la escena debería ser narrada desde la perspectiva de Javi y en tercera persona.

Además, este tipo de narrador ni podría hacer, por ejemplo, un inciso sobre lo bien que se lo había pasado de fiesta Antonio la noche previa a la reunión, porque no ha estado allí. Este tipo de narrador es como una cámara que sigue a Javi todo el tiempo y, por ende, no puede seguir también a Antonio y chivarnos luego todo lo que ha hecho.

Por supuesto, si usas una primera persona olvídate de ahondar en los otros personajes que van surgiendo durante la narrativa. Deberás estar siempre dentro de ese personaje que has escogido.

Si quieres entender mejor el tema de las voces narrativas y los puntos de vista, te dejo aquí el link a nuestra audioclase. Te va a servir mucho para escoger y alinearte con eso durante toda la narración.

En fin, esperamos que la pifies a lo grande, y que, además, nos lo cuentes. ¡Un saludo!

Deja un comentario